16 de diciembre de 2016

RESEÑA-ÁGUILAS Y CUERVOS




Águilas y Cuervos
Pauline Gedge


Hace unas semanas una amiga me recomendó este libro. No me esperaba que fueran tantas páginas…816. Pensé que me iba a durar días y días, pero fue comenzar a leerlo y tengo que decir que lo he devorado. Su historia me ha cautivado tanto, me he metido tan de lleno en el libro, que cuando he llegado a su última página no podía creer que ya lo estuviera terminando.

La historia cuenta la intensa lucha del Imperio Romano por conquistar el mundo y concretamente, la tierra de Albión. Roma desea imponer su cultura, sus tradiciones, su religión y sobretodo su política a todo aquel ajeno a su Imperio. De hecho a los que no son romanos, los consideran salvajes y bárbaros.
Los pueblos celtas no quieren someterse y se ven amenazados por los romanos, que quieren quitarles lo más preciado…su libertad. Si no se someten a ellos, deberán asumir las graves consecuencias. Pero los celtas son un pueblo fuerte y valiente, y lo darán todo, hasta sus vidas, por lo que más quieren.

El libro gira en torno a varias figuras, la principal es Caradoc, hijo del jefe de los Catuvelaunos, un pueblo rico que vivía gracias al comercio con los mercantes romanos, que se verá de la noche a la mañana, por una traición, con la necesidad de huir para hacer frente a un gran ejército romano y se convertirá en arvirago, la persona que convocará a todos los pueblos celtas para luchar.

Entre esos pueblos está el de Boudicca, una joven que de pequeña conoció a Caradoc, y que ahora convertida en toda una mujer ve como su gente tiene que aceptar las condiciones romanas para no morir. Pero en su fuero interno sabe que no está haciendo lo correcto, y esa parte celta que esconde su alma, saldrá a la luz tras algo horrible que le sucede a su familia, y luchará hasta el final, vengándose
del daño que le han hecho, e intentando llevar a su gente a la libertad, aunque esa libertad sea la muerte. Tengo que decir que Boudicca me ha conquistado. Se convirtió en mi personaje favorito. Es una mujer de armas tomar. Cuando los romanos ven su pelo rojo a la lejanía, la temen, y en cambio cuando los celtas la ven su corazón vuelve a latir, y saben que en ella está la posible salvación.


En el libro vemos como conviven ambos: Roma y Albión. Sus costumbres, sus tradiciones, los sentimientos de la gente, las traiciones y la lealtad. Podemos ver las dos caras de una moneda.

En Águilas y Cuervos podemos ver como la culpa la tienen los gobiernos, los jefes, mandamases, que se aprovechan de los ciudadanos, que abusan de ellos, gracias al poder que tienen, y que los llevan a una guerra sin sentido y que no va a ayudar a nadie. Es un libro que no se centra en culpabilizar a los romanos y beatificar al pueblo celta. Es una trama mucho más compleja y por tanto más creíble.

Muchas gracias a Crisand por recomendarme esta novela y a Olga, por descubrirme hace tiempo a Pauline Gedge con su gran obra, La dama del Nilo, que si no habéis leído, debéis hacerlo.

5 comentarios:

  1. Hola, no lo conocía pero tiene los ingredientes perfectos para apuntármelo. Una bonita portada, la temática... Gracias por traérnoslo jejeje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Cris!

    Los celtas es una de las culturas que mejor me caen. Tenían las ideas muy claritas, eran unos luchadores magníficos (no tanto como los hunos, pero se hacían valer) y nos han dejado un patrimonio cultural precioso a la humanidad.

    'La dama del Nilo' es una novela que quiero leer, pero que de momento, todavía no le he hincado el diente. Esta tiene una pintaza increíble, además de que por lo tocho que es dices que es de lectura fácil y amena. Me encanta que la protagonista sea una mujer de armas tomar.

    Un besote enooorme! ♥

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    No me llama mucho, así que este lo dejo pasar
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Pues hasta ahora no me había fijado mucho en esta novela pero tiene buena pinta, gracias por tu reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo apuntado hace tiempo y todavía no me he hecho con el. A ver si me lo puedo autoregalar jajaja
    Un beso!

    ResponderEliminar